Pagina Inicial
Nuestra Fundadora Chat Oraciones Contactenos
 
" Betania Casa de encuentro, Comunidad de amor y Corazon de humanidad "
 
Español Inglés Frances
 
Musica
 
 
 
Regresar a Pagina Inicial

 

HORIZONTE CONGREGACIONAL

MISIÓN

 

Hermanitas de la Anunciación; Congregación religiosa con aprobación Pontificia, don que el Espíritu del Señor concedió a la Iglesia por medio de la sierva de Dios Madre María Berenice, cimentada en la Espiritualidad Eucarística y Mariana, que por la vivencia personal y comunitaria de la Consagración apasiona a las y los jóvenes en el seguimiento de Cristo, para evangelizar la niñez, juventud y familia por medio de la educación, la salud, la pastoral
parroquial y misionera sin distinción de raza, ni condición social.

 

MISIÓN

 

Al 2014 Seremos una Comunidad fortalecida en Identidad y Pertenencia Congregacional, que revitalice constantemente la Pastoral vocacional, la formación inicial y permanente, acompañe espiritual y fraternalmente a Directoras y Comunidades Locales, administre los bienes con sentido evangélico y dinamice su misión mediante el Proyecto de evangelización Anunciata encarnada en la realidad Eclesial y social, para que cada Hermanita con sencillez y humildad viva gozosamente su consagración a nivel personal y comunitario; Comprometida con el proceso de Beatificación de la Sierva de Dios Madre María Berenice nuestra
Fundadora.

 

POLÍTICA DE CALIDAD

Las Hermanitas de la Anunciación tenemos como fin la gloria de Dios mediante los consejos evangélicos vividos en comunidad; estamos al servicio de nuestros hermanos más necesitados en la promoción humana, social y evangelizadora de la niñez, la juventud y la familia; comprometidas con la extensión del reino de Dios, propiciamos el crecimiento integral de la persona desde los principios evangélicos, orientaciones de la Iglesia, la espiritualidad Eucarística y Mariana, legado de la Sierva de
Dios Madre María Berenice.
Mediante la vivencia de las Determinaciones del X Capítulo General, plasmadas en el Plan Global transversal izado por la pastoral vocacional, buscamos el crecimiento continuo a través de la relectura de nuestro carisma fundacional y el fortalecimiento de la dimensión espiritual, fraterna y
comunitaria.

OBJETIVOS DE CALIDAD

1. Realizar en la Congregación un estudio sobre el sentido teológico de los consejos evangélicos, profundizando un voto por año en talleres presenciales y a distancia y evaluarlos en el informe anual que presenta cada comunidad Local a la respectiva Provincia.


2. Propiciar en cada Comunidad Local la capacitación y actualización de las Hermanitas mediante la participación de cada una al menos en un encuentro anual de acuerdo con la misión que desempeña.
3. Elaborar el Proyecto de evangelización Anunciato que comprenda guíe y oriente el trabajo pastoral en los diferentes campos apostólicos de la Comunidad transversalizado por la Pastoral juvenil y vocacional y entregarlo a las Provincias al final del año 2012.


4. Fundamentar nuestra Espiritualidad Eucarística y Mariana, mediante el estudio y vivencia de la Doctrina y escritos de la sierva de Dios Madre María Berenice, confrontados con la Doctrina de la Iglesia, para revitalizar nuestra vocación personal y comunitaria y responder a las necesidades de los destinatarios de nuestra acción evangelizadora.


5. Profundizar el pasaje evangélico Lucas 1,26-38, mediante la Lectio Divina para asimilar las virtudes de nuestra señora de la Anunciación, que nos pide Constituciones 3 y 7 como afirmación de nuestra Identidad y pertenencia.


6. Establecer en el proyecto Comunitario el momento privilegiado para la adoración nocturna comunitaria, con la exposición del Santísimo para nutrir nuestra vida Eucarística orando por las vocaciones sacerdotales y religiosas.


7. Asumir desde los diferentes programas el impulso y dinamización de las determinaciones del X Capítulo General teniendo como eje la Pastoral Juvenil Vocacional y presentando resultados en la evaluación de los equipos de Gobierno.

8. Revitalizar la formación de las Hermanitas que orientan las diferentes etapas de la formación inicial para que orienten a las formandas y formandos con criterios evangélicos e identidad Congregacional.


9. Dinamizar con sentido humano y evangélico la administración de los bienes, mediante asesoría, capacitación y acompañamiento en la búsqueda de la economía solidaria encarnada en la realidad de los lugares donde hacemos presencia.

PRINCIPIOS DE LA COMUNIDAD HERMANITAS DE LA ANUNCIACIÓN

1. ECCE ANCILLA DOMINI, ECCE VENIO VIVENCIA EUCARÍSTICA Y MARIANA


Nuestro carisma Espiritual parte de Cristo entregado al Padre y a la humanidad desde el momento en que por amor asume la Encarnación.
Nuestra vida intensamente Mariana, se plenifica en la vivencia del misterio Eucarístico. En Jesús y María descubrimos y asumimos el modelo de vida consagrada, por su escucha a la palabra, discernimiento, diálogo, humildad, sencillez, generosidad, modestia, apertura y disponibilidad al querer de Dios y a la necesidaddelosHermanos. ComohijasdelaAnunciacióncultivamoselamora María y la hacemos conocer bajo este misterio.


2. CONFIANZA, AMOR Y GRATITUD AL CORAZÓN DE JESÚS


Tenemos fe, confianza y gratitud al corazón de Jesús, legado de nuestra Amada Fundadora, porque a Él la Congregación debe su existencia.


3. ORACIÓN COMO FIN DEL APOSTOLADO


Realizamos con asiduidad la lectura de la palabra de Dios, documentos de la Iglesia y de la Congregación, para alimentar la fe, la vida de oración y el compromiso evangelizador.


4. CARISMA EVANGELIZADOR


Los principales destinatarios en la Congregación son las Hermanitas,las vocaciones que el Señor va llamando y todas las personas con quienes realizamos los diferentes apostolados.
EnlaComunidadHermanitasdelaAnunciación,orientamosnuestroservicio hacia el bienestar de los destinatarios del carisma, el crecimiento y certificación de las obras apostólicas, fortaleciendo la Pastoral Vocacional y la respuesta fiel y entusiasta de quienes hemos sido llamadas por el Señor. Con respeto a la diversidad, discernimos e impulsamos los valores que constituyen el bien de la Congregación,creamos vínculosdecomuniónyparticipaciónentrelasProvincias y comunidades locales, entre las instituciones de Iglesia y las que trabajan en el desarrollo integral de la persona. No 115 Const. H.A.
Cada Hermanita desde la identidad y pertenencia Congregacional, en una profunda vivencia de la espiritualidad Eucarística y Mariana Anunciación- Encarnación, con nuevo ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones como nos lo pide el documento deSantodomingo,desdeelcarisma apostólicoheredadodenuestraFundadora MadreMaríaBerenice,realiza su servicio,quebusca satisfacerlasnecesidades presentes y futuras de los destinatarios de nuestro Carisma, la estabilidad y fidelidad de quienes ya estamos y responder a los desafíos de la Iglesia y del mundoeneldespertar,discerniryacompañar delasnuevasvocaciones.
"Construimos la comunión en nuestras Comunidades Locales, favorecemos la vida de familia con la amistad, la alegría, la confianza, el diálogo y la escucha, que nos lleva a enriquecernos mutuamente en el compartir de nuestras experiencias". Const. H.A No 17


5. SERVICIO EVANGÉLICO DE AUTORIDAD


"La autoridad suprema de nuestra Congregación la ejerce de un modo colegial extraordinario el Capitulo General y de manera ordinaria la superiora General asistidaporsuconsejo. LasuperioraProvincialejercelaautoridadensurespectiva jurisdicción, con adhesión filial a la superiora General en fidelidad a nuestro Carisma, al espíritu de Nuestra Fundadora y de acuerdo al derecho común y propio". Art.115Const.
La superiora General, en fidelidad dinámica al carisma de nuestra Fundadora, tiene como principal misión promover la vocación religiosa, la dimensión humana y el bienestar de las Hermanitas, con una profunda vivencia Eucarística y Mariana, que motive a cada Hermanita para asumir el anonadamiento del verbo y la disponibilidad de María en la Anunciación.
El liderazgo en nuestra Comunidad Religiosa tiene que ver con el servicio de Autoridad. Según nuestra Fundadora Madre María Berenice, lo ejercen la Hermanita Superiora General, Provincia y local y cada Hermanita desde el servicio que realiza. Se caracteriza por la vivencia de virtudes como: Fe, espíritu de Decisión, caridad, respeto a la dignidad humana, benevolencia, calma y dominio de sí, disciplina, responsabilidad, espíritu de previsión, conocimiento de los destinatarios del Carisma y atención a sus necesidades, bondad, justicia, buen ejemplo, humildad, capacidad de controlar y corregir, de animar, levantar, acompañar yrecompensar.CfrDirect.H.D.
"LosdesigniosdeDios,susquereres,nopuedenserfrustrados porlaCriatura;por eso El elige Representantes, los cuales tienen obligación de ser otro Jesús en la Iglesia, en la Comunidad, en cada alma, que por su parte siente necesidad de apoyo, fuerza y seguridad. "Pág. 8 Direct. H.A
"La Congregación está integrada por una sola categoría de religiosas, sin más distinción que el apostolado que cada una pueda ejercer, según sus atractivos y capacidades" Madre Berenice. Direct. H.A pág. 13


6. PARTICIPACIÓN CRECIMIENTO PERSONAL Y COMUNITARIO


La Comunidad propicia el crecimiento humano- espiritual mediante la revisión de vida que hacemos a la luz del evangelio, el proyecto personal y el plan comunitario con identidad Congregacional, en búsqueda constante de conversión. Con nuestros destinatarios del carisma promovemos la formación espiritual, compartimos la experiencia de Dios mediante encuentros, retiros espirituales, reflexiones y oración.
Todas las Hermanitas participamos en el Capitulo General y los capítulos Provinciales con nuestra oración, elección de delegadas, evaluación y sugerencias que hacemos con sentido crítico, argumentos válidos y respaldados con la firma.
Asumimos las determinaciones con espíritu de Fe y participamos con sentido fraternal y eclesial en las actividades programadas por la Congregación a nivel general, provincial y local. Apoyamos la pastoral eclesial mediante la comunión con la jerarquía eclesiástica, los laicos Anunciatos y demás grupos apostólicos, integrando en nuestro plan local los proyectos diocesanos y parroquiales.
LaparticipacióndelasHermanitasenlasComunidadesLocales, losbenefactores, los laicos Anunciatos, los colaboradores y destinatarios de nuestro carisma; su identidad, compromiso, responsabilidad, capacidades y valores hacen posible el desarrollo del carisma Anunciato en el servicio de la Iglesia.


7. CONSERVACIÓN DEL TITULO DE HERMANITA


Conservamos el título de "Hermanita" como signo de sencillez y humildad, lo expresamos con amor delicadeza y respeto.
Nuestro nombre Hermanitas de la Anunciación, consigna de servicio y testimonio, expresado en la vivencia de fe, caridad, fecundidad, generosidad, docilidad y sacrificio, debe caracterizar nuestra vida y nuestra misión evangelizadora, sin distinción de razas ni condición social, en compromiso de comunión Eclesial para la construccióndelReino. Const.N°3.

 

VIRTUDES QUE CARACTERIZAN LA ANUNCIACIÓN

 

HUMILDAD Y SENCILLEZ


Son valores espirituales que se manifiestan en el discernimiento, sabiduría, la dulzura, la generosidad, la libertad y la verdad y favorecen las relaciones interpersonales. LaSencillezdeunaHermanitadelaAnunciaciónseexpresaenel "Ancilla Domini de la Virgencita Nazarena, que traduce el Ecce Venio de Jesús Personifica la riqueza de las virtudes que se manifiestan en nuestro estilo de vida. La Humildad bien comprendida es fuente de luz, es fuerza que nos asegura la plenitud de la gracia divina, esta ha de ser el fundamento de toda edificación espiritual. La Hermanita de la Anunciación, humilde y sencilla, pronta a la obediencia, alegre en la actividad y sumisa totalmente en las manos de su Señor, a ejemplo de la sencilla jovencita de Nazareth, acepta las promesas de la intervención divina y con el alma abierta entra al mundo de lo eterno y lo sobrenatural. Cfr. Pág. 89 Directorio H.A.


FE


Nuestra Amada Fundadora, Sierva de Dios Madre María Berenice, nos enseña a vivirconespíritu deFe,a decirconfiadamenteSiaDiossucedaloquesuceda,a esforzarnosparaalcanzar firmezaennuestravidaespiritual,sinceridad,rectitudy lealtad para amar y servir a nuestros hermanos. Solo una fe grande, heroica y contagiosanosayudaaarrancardenuestravidael desaliento,eltemor,latristezay a buscar la verdad como norma en nuestro obrar para recorrer así el camino de las bienaventuranzas.
Como María en su "SI" disponible y desde la Fe, las Hermanitas de la Anunciación, estamos llamadas, a vivir gozosamente la confianza y el abandono definitivo en las manos de Dios y con espíritu abierto, leer los acontecimientos y realidades en cada uno de los lugares donde realizamos nuestro servicio Apostólico. Cfr. Libro Pensamientos pág 3, 24, 25, 37,106


CARIDAD - AMOR


Nuestra Fundadora nos dice: la caridad es la virtud por la cual se ama a Dios, por ser Él quien es; y se le ama sobre todas las cosas, no se concibe vida cristiana sin caridad, cuanto menos vida religiosa; pues el estado religioso implica un llamamiento especial al amor y se emprende el camino de los votos para llegar al amor pleno que es un deber de justicia y de obediencia, que responde a una necesidad profunda del corazón. Para nosotras es una doble obligación, por nuestro voto de amar y reparar. Cfr Direct. H.A pág 219 a 224.La primera y esencial manifestación del amor a Dios es el amor al prójimo, o sea la caridad fraterna" Direct. H.D. Pág 88.


SERVICIO- RESPONSABILIDAD


La responsabilidad es un valor que crece en la medida en que se desarrolla el sentimiento de solidaridad, ya que el bien de cada persona es bien general. Nuestro servicio es tanto más noble cuanto más elevada sea la causa a la cual servimos Direct. H.D pág 27.
En María, se identifica el servicio con el amor que se entrega, que se da generosamente, nuestra dulce Madre, con su actitud de servicio nos enseña a tomar conciencia de nuestra responsabilidad, como tarea fundamental a la que todas estamos llamadas en la vivencia de la fraternidad universal. El servicio es expresión de amor y comprensión hacia nuestros hermanos(as), en la búsqueda de su realización, facilita el desarrollo de su personalidad y les abre nuevos horizontes.


LA ESPERANZA SEGÚN MADRE BERENICE


La esperanza se nos infunde misericordiosamente. "Los toques divinos que la actúan, nos hacen vivir una cierta experiencia espiritual, de la divina Misericordia en nosotros". (D. Baldomero) La esperanza purifica el alma, al mismo tiempo que la une con Dios: confianza en su Corazón Misericordioso que se nos mostró a través de la Agonía de Getsemaní y del Calvario.


CONFIANZA Y ABANDONO EN DIOS


Consiste en una disposición del corazón que nos hace humildes y pequeños delante de Dios, consientes de nuestra debilidad y confiados en la bondad de Dios; la confianza nos lleva a abandonarnos en las manos amorosas de Dios Padre.
Para alcanzar la confianza y el abandono definitivo en las manos de Dios necesitamos una fe grande, heroica y contagiosa que nos ayude a arrancar de nuestra vida la menor señal de desaliento, de temor y de tristeza. Circular M.B. 1961
El abandono es la plenitud de la confianza; es algo íntimo, profundo y dinámico, es un reposar con paz, es una alegría en el cumplimiento de la voluntad de Dios: esta es una de las etapas decisivas en el camino de la Santidad a la que todas y todos estamos llamados, es vivir un sí ardiente de amor. (Corazón de Jesús en la Anunciación Pág 16).


DOCILIDAD


Es el fruto de la fidelidad a las mociones del Espíritu que nos mueve a buscar a Diosysu plandesalvación;esunadisposiciónactivadinámicaquenosencamina al encuentro con el padre.Ladocilidadnosayudaaadaptarnosalascircunstancias conmadurez sinimponercaprichosamentenuestroscriterios. La docilidad de corazón y la completa apertura a su Plan es lo que hace que florezca esa intimidad con Dios.
Para las Hermanitas que han comprendido su vocación de "HOSTIAS DE AMOR Y REPARACIÓN", y desean amar y vivir de amor, los obstáculos y dificultades les sirven de medios, para descubrir la voluntad divina. (Direct. de H A págs. 75,77)


FECUNDIDAD


La Fecundidad está especialmente unida al misterio y a la virginidad, pide sacrificio y generosidad. La vida es contagiosa, se abre para acoger y acoge para integrar, pero también se merece y se recibe por ser don de Dios, a Él le damos gracias porque es fruto de un amor fiel, sacrificado y generoso.
Se expresa en la capacidad de darse y también en el vivir para el otro, con el otro; y en la creación de comunión, en el cuidar la vida y en el sostenerla cuando está amenazada, en el sacar del peligro y en el cultivar la esperanza, en el trascenderse y perdonar. Viene de la fe, es una llamada a lo nuevo a crear, inventar, echar a andar, pide creatividad, viene de la generosidad en el servicio.


ALEGRÍA


Es el gozo del Espíritu. Ella viene desde el interior, desde el centro de nuestras almas de aquí emana una sensación de bienestar, de paz, que se refleja en todo nuestro ser y hacer porque ella, nos vuelve solícitas y terminamos por contagiar a quienes nos rodean; es consecuencia de la filiación divina, de sabernos queridas por nuestro Padre Dios que nos acoge, nos ayuda y nos perdona siempre, es una virtud cristiana por excelencia, y se fundamenta en la seguridad que tenemos de ser sus hijas.
Está fundamentada en el misterio de la Anunciación. El júbilo mesiánico al que la "Hija de Sión" fue tantas veces invitada por los profetas invade el corazón de María. ¡Alégrate!, dice el ángel, y estalla la alegría del Espíritu Santo, que es la alegría de Dios en su paternidad respecto al Hijo. En María brota un sentimiento poderoso y se despliega en el canto: "Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se regocija en Dios, mi salvador, porque se ha fijado en la pequeñez de su sierva" (Lc. 1,46-48).
La alegría, a la que invita el ángel a María, resuena en todo el evangelio de la infancia según Lucas. La resonancia de esta se percibe en el fíat de María y, más claramente, en la visita de María a Isabel: "Pues así que sonó la voz de tu salutación en mis oídos, exultó de gozo el niño en mi seno" (Lc. 1,44). Y es también un pregón de alegría el que se escucha en el mensaje de los ángeles a los pastores: "No temáis, os traigo una buena nueva, una gran alegría, que es para todo el pueblo" (Lc.2,10). "LaalegríadenuestraSeñora,fuelaalegríarealqueproduceelamora Dios y el cumplimiento de su santísima voluntad; nadie como Ella ha cumplido su "ECCE ANCILLA DOMINI". Porque a ella podemos aplicar las palabras de la Sagrada Escritura: "regocíjate hija de Sión, porque llegaré y habitaré en medio de ti, oráculo de Yahvé" (Za 2,10) "Alégrate sobremanera, hija de Sión. Grita exultante hija de Jerusalén. He aquí que viene a ti tu Rey justo y victorioso" (Za 9,9)" (La Santísima. Virgen en la Anunciación, pág. 52).
Nuestra Madre Fundadora Sierva de Dios Madre María Berenice, nos dice: "una y mil veces más les recomiendo la alegría sana y generosa que viene del amor de Dios" (Circ. M.M. B. Abril 3/65)


LA ENTREGA Y GENEROSIDAD


Como esclava del Señor, María estuvo dispuesta a la entrega generosa, a la renuncia y al sacrificio a seguir a Cristo hasta la cruz. Ella nos exige la misma actitud y disposición cuando nos señala a Cristo y nos exhorta: "Haced lo que Él os diga." María no quiere ligarnos a ella, sino que nos invita a seguir a su Hijo, para llegar a ser en verdad discípulas de Cristo, debemos como Cristo mismo nos enseña despojamos de nosotras mismas, liberamos de nuestra propia autocomplacencia y. Como María, entregarnos, abandonamos, enteramente en Cristo; debemos seguir su verdad, la que Él mismo nos ofrece como único camino hacia la vida verdadera y permanente.
Ella, la Virgencita Nazarena, ha reproducido en su vida este estilo que define el estar de Cristo en la Eucaristía. La Virgen está y sabe estar. María está en Nazaret, ofreciendo en su entrega de fe su seno virginal para que se realizase la Encarnación del Hijo de Dios. Está en casa de Santa Isabel (Lc. 1, 40), llevando en su seno a Jesucristo, convertida en el primer sagrario de la historia. Está en Caná de Galilea, para decirnos: "Haced lo que Él os diga" (Jun. 2,5). Está junto a la Cruz, uniéndose a la total entrega de su Hijo. (Cf. Jun. 19,25)
"Haced lo que Él os diga." En estas palabras, María expresa sobre todo el secreto más profundo de su vida. En estas palabras, está toda Ella. Su vida, de hecho, ha sido un "Sí" profundo al Señor. Un "Sí" lleno de gozo y confianza. María, llena de gracia, ha vivido toda su existencia, completamente disponible a Dios, perfectamente en acuerdo con su voluntad, incluso en los momentos más difíciles, que alcanzaron su punto culminante en el monte Calvario, al pie de la cruz. Nunca ha retirado su "Si", porque había entregado toda su vida en las manos de Dios: "He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra."
María se entrega totalmente a lo que Dios quiera de ella. Nosotras Hermanitas de la Anunciación, debemos imitar a María en esa entrega absoluta a la Voluntad de Dios. Debemos decir siempre sí a Dios, a lo que El desee de nosotras viviendo momento por momento la voluntad de Dios, como nos lo enseño nuestra Madre María Berenice.

DISPONIBILIDAD


"Hágaseenmísegúntupalabra...estassonlaspalabrasde María quealllamarse esclava del Señor declara que es propiedad suya, abierta por completo al misterio divino, descubre la hondura de su alma religiosa, como uno de los pobres de Yavhé que,ensuDios,colocantodasuconfianza.(Esp.delaAnunciación.Pág.40. Toda Hermanita de la Anunciación, es consciente que su disponibilidad debe ser plena y confiada a través de la oración, de la escucha de la Palabra de Dios, de la dirección espiritual,delavidafraterna...disponiblesenteramentealserviciodel Evangelio buscando siempre la voluntad de Dios y la extensión del Reino.


SACRIFICIO


El Sacrificio es una fuente de crecimiento personal ya que él lleva implícito el compromiso, la perseverancia, la superación y la capacidad de servicio. La Santísima Virgen María es el ejemplo perfecto de una vida entregada a Dios. Por su unión al sacrificio de su Hijo en la Cruz cooperó estrechamente con nuestra redención. Ella nos ayuda a entregar nuestra vida como un sacrificio de amor. Su sí al proyecto de Dios constituye, por consiguiente una aceptación del sacrificio de Cristo que ella generosamente acoge, adhiriéndose a su voluntad

 

 

 

Gobierno General Calle 24A  81-84  B. Modelia Santafé de Bogotá
(091)- 263 38 16 – 416 86 94 Fax: 263 76 96

 
Hermanitas de la Anunciación
www.hermanitasanunciacion.org
Todos los derechos reservados ®